El fuego transforma el metal dejando su propia marca, nunca de la misma manera, nunca con la misma intensidad, no se puede controlar, simplemente ocurre, sólo puedes esperar y ver su trazo final.